Es tiempo de vacaciones y nuestros hábitos alimenticios y costumbres cambian, ¿pero cuales son los principales peligros para nuestros dientes en este periodo de vacaciones? Tendremos que cuidar mucho más nuestra dentadura en verano, porque tendremos excesos de bebidas azucaradas, alcohol y helados.

Esto son nuestros cinco consejos para evitar que estos hábitos veraniegos pasen factura en nuestra salud bucal.

  1. Moderar la ingesta de bebidas azucaradas, alcohólicas y carbonatadas. Se recomienda lavar los dientes después de su ingesta.
  2. Evitar grandes cambios de temperatura en los alimentos ingeridos para evitar un aumento de la sensibilidad.
  3. Se debe mantener una correcta higiene de la lengua y el paladar. Para ello se pueden usar raspadores linguales o el propio cepillo de dientes.
  4. Hay que beber al menos dos litros de agua al día, ya que el agua impide el aumento de la placa bacteriana y ademas reduce la formación de las caries.
  5. Lo recomendado es cepillarse los dientes 3 veces al día. De estos tres cepillados el mas importante es el que se deber realizar antes de irnos a la cama. Este es un buen momento para hacer una limpieza más minuciosa,  y tras el cepillado usar el hilo dental para sacar los restos de comida que se puedan haber quedado entre los dientes.

Siguiendo estos consejos conseguirás lucir una sonrisa mas sana y blanca este verano, y solo preocuparte de disfrutar.

Posted in Sin categoría.

¿Es correcta la alimentación que le damos a nuestros hijos?

Alimentarte bien es fundamental para tener una muy buena salud general y no menos importante para tus dientes. La función que juegan las vitaminas en el cuidado dental es muy importante. La vitamina D por ejemplo, ayuda a fijar calcio en los dientes y eso hace que se mantengan fuertes al igual que los huesos. Algunos de los alimentos ricos en vitamina D son, el queso, la mantequilla, la leche, el pescado y los cereales. No obstante, el cuerpo en sí produce vitamina D cuando se expone al sol.

Lo que si que está claro, es que se deben reducir considerablemente de la dieta los alimentos con alto contenido en azúcar, tales como chicles , golosinas, bollería industrial y sobre todo bebidas carbonatadas. Además no hay que dejarse engañar con los zumos envasados ya que las mamis piensan que son saludables y ricos en vitaminas, en realidad no lo son. A diferencia de los zumos exprimidos que mantienen todas las vitaminas activas, los zumos envasados han perdido completamente todas las vitaminas y no dejan de ser bebidas azucaradas y ácidas, las 2 características más perjudiciales para el esmalte de los dientes.

Hay que fomentar la ingesta de fruta y verdura, así como el almuerzo del bocata de pan y evitar la bollería y los panes de molde que no estimula el crecimiento correcto mandibular. Dieta que promueva una mordida fuerte con alimentos ricos en vitaminas y pobres en azucares y ácidos.

Recordar que dar a nuestros familiares y niños una alimentación sana y equilibrada, es el mejor regalo para tener una buena calidad de vida.